Consulta de Piscología en Barcelona realiza todo tipo de terapias para tratar y solucionar situaciones dolorosas para la persona: Orientación psicológica, terapia familiar, terapia pareja y psicoterap ia adolescentes.  Realizamos Psico diagnóstico y estudio de la personalidad.

Cuando nos encontramos en situaciones dolorosas y dificultosas que afectan y/o alteran nuestra vida y no sabemos cómo enfocarlas y resolverlas, acudir a una psicóloga nos puede ayudar a ampliar nuestra mirada, desarrollar recursos y encontrar la mejor  solución posible y más efectiva ante lo que nos está haciendo sufrir.

Lo que buscamos es que la persona tenga una vida satisfactoria.

En Espacio Psicológico ayudamos a tratar y canalizar el malestar, que puede manifestarse de diferentes maneras :

  • Angustia, sufrimiento, inquietud.  Sensación de que no hay salida a la situación, o bien no sentirse con fuerza de encontrar la salida o no ser capaz de tomar las decisiones necesarias para  encontrar la mejor solución posible.

  • Depresión, tristeza. Desmotivación para hacer las actividades cotidianas, desesperanza, apatía, falta de proyectos, de ilusión…

  • Inseguridad, baja autoestima. Poca confianza en uno mismo, sentimientos de inferioridad, disfunciones sexuales.

  • Dificultades en las relaciones interpersonales (en la relación de pareja, con los hijos, con la familia, con los compañeros de trabajo, con las amistades…). A veces se pueden dar situaciones problemáticas que se convierten en círculos viciosos que conllevan insatisfacción, frustración, infelicidad y agotamiento emocional.

  • Situaciones de duelo. Situaciones de crisis correspondientes al momento vital que se está viviendo: cómo encarar una enfermedad propia o de una persona  cercana, separaciones, pérdidas importantes.

  • Problemas de sueño, de  alimentación, estrés laboral, adicciones, cansancio crónico, problemas de adaptación, trastornos de personalidad, traumas infantiles no resueltos.

  • Deseo y motivación para profundizar en  un mayor auto-conocimiento para sentirse con más herramientas para encarar las diversas etapas y situaciones de la vida.

  • A veces, la persona se siente mal pero  no sabe qué le pasa, no comprende por qué se siente como se siente;  puede ser un malestar difuso, en el que la persona se puede sentir perdida, dispersa, desorientada, vacía, desmotivada.

Se puede hacer una consulta ocasional para valorar si es necesario  y se quiere iniciar un proceso psicoterapéutico.